LA IMPERIOSA NECESIDAD DE UNA REFORMA CONSTITUCIONAL

Hoy día resulta generalmente admitido que el constitucionalismo español, a diferencia de sus homólogos extranjeros, es sumamente reacio a la posibilidad de reformas constitucionales. Nuestra historia constitucional, carente en absoluto de reformas constitucionales, y las dos llevadas a cabo, en 1992 y 2011, en nuestro reciente sistema constitucional, son una clara prueba de ello. A ello no es ajeno la inexistencia entre nosotros de una autentica cultura del pacto, del acuerdo, de la negociación en suma, que puede conducir a situaciones tan aberrantes, desde todos los puntos de vista,  como la que se produce en la actualidad.

congreso-reforma-constitucional_2_pagina_1

La inexistencia de reformas constitucionales no quiere decir que no existan suficientes estudios teóricos sobre las mismas. En efecto, desde los inicios del sistema democrático han proliferado numerosos estudios de carácter general y especifico, abordándose incluso a veces con la redacción de textos alternativos, todos los hipotéticos problemas planteados. El punto álgido de estos estudios se produce en el año 2005 con la aprobación del Informe del Consejo de Estado, que afectaba a mas de 60 artículos de la Constitución, que fue desestimado por el Gobierno y la oposición, y que hoy día debe convertirse en un punto de partida para abordar la reforma constitucional. A este Informe han seguido otros muchos estudios y diferentes propuestas de reforma constitucional.

Difícilmente se puede negar que la reforma constitucional es una necesidad imperiosa en nuestros días, y no porque ello sea una de las principales preocupaciones de la ciudadanía (el paro, la situación económica, la corrupción política….), sino porque una reforma constitucional puede convertirse en una instrumento eficaz para evitar la actual desafección ciudadana y hacer resurgir nuevos sentimientos constitucionales y democráticos que nos hagan, de una vez por todas, “vivir en Constitución” y situarnos en la senda de los países con mas tradición democrática.

Es cierto que los cambios constitucionales pueden producirse al margen del instituto de la reforma constitucional. La acción de los diferentes operadores jurídicos, los acuerdos entre las diferentes fuerzas políticas, la propia interpretación constitucional e, incluso, la mutación constitucional, son posibles en un Estado democrático. Pero no debemos olvidar que la reforma constitucional es, además, un mecanismo de defensa de la propia Constitución, la cual es susceptible de reforma siempre que se haga de conformidad con los procedimientos establecidos.

Pero cuando la Constitución pierde su identidad y deja de ser plenamente normativa, cuando el texto constitucional deja de ser correctamente aplicado e interpretado, cuando los preceptos constitucionales son objeto de un desarrollo normativo sesgado, cuando determinados contenidos constitucionales han perdido ya su significado pasando a ser Derecho transitorio, cuando, en suma, se producen reiteradas violaciones constitucionales, tanto por parte de quien pretende prescindir olímpicamente de ella como por parte de quien la ignora despectivamente, es cuando lareforma constitucional adquiere todo su significado convirtiéndose en una necesidad imperiosa.

Frente a ello, todavía continúan existiendo posturas que abogan por una negación de la reforma constitucional (o mas bien la ignoran o la desprecian, lo cual todavía es peor) , aduciendo una serie de temores y miedos, que no son sino producto de sus periclitados planteamientos ideológicos. Otros optan por reformas puntuales y concretas (por reformas exprés), dejando para momentos posteriores otras de mayor calado. También hay quienes entienden que hay que proceder a una reforma en profundidad de nuestro texto Constitucional (estructura territorial, garantías de los derechos sociales,…) y quienes, finalmente, pretenden una derogación de la actual Constitución de 1978, creando un texto constitucional nuevo como consecuencia de un nuevo pacto social y de un nuevo pronunciamiento del poder constituyente.

Personalmente creo que hay que hacer una reforma en profundidad de nuestro actual texto constitucional pudiendo discutirse si ella ha de realizarse en un solo acto o a lo largo de varios procesos. Pero no es suficiente una reforma exprés, pues no podemos conseguir, a modo de ejemplo, una regeneración democrática con la simple supresión de los aforamientos (figura cuya supresión plantea otros problemas que no siempre se han tenido en cuenta) existentes en la Constitución, ni tampoco parece posible, ni desde una perspectiva política ni desde una perspectiva académica (que supone, entre otras cosas, un desconocimiento profundo del significado actual del poder constituyente), propugnar una reforma total de la actual Constitución, una especie de harakiri constitucional que nos conduzca a un nuevo estado de naturaleza próximo al reino de los cielos.

Desde estas perspectivas, desde una ponderación seria y racional de las posibilidades de una necesaria reforma constitucional, nos vamos a reunir los próximos días 6 y 7 de octubre, en la sede del Instituto de Derecho Publico de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, varios profesores y profesoras de Derecho Constitucional, españoles y extranjeros, en un seminario de reflexión  teniendo en cuenta ya las numerosas y valiosas aportaciones teóricas sobre el tema ya realizadas, abierto a diferentes profesionales y estudiosos del tema. Con ello pretendemos crear, sin mas pretensiones, un foro de debate y reflexión que una a la academia con la política, en un intento mas de fortalecimiento de nuestra democracia.

Esperemos que las aportaciones de todos nosotros contribuyan a toda una reflexión seria por parte de nuestros representantes políticos para abordar una cuestión, la reforma constitucional, que se nos antoja ya ineludible e inaplazable, y cuya postergación solo puede suponer una perdida de identidad de nuestra constitucional que conlleve a una falta de normatividad de la misma.

 

Enrique Álvarez Conde

Catedrático de Derecho Constitucional

2,257 total views, 1 views today